Search for content, post, videos

Entrevista Salvatore Giaquinta

portada copia

Salvatore Giaquinta es un apasionado estilista y educador italiano reconocido mundialmente en el rubro de la peluquería. Creador, junto a su hijo Francesco, del proyecto social Senza Fronteira hace más de 5 años, el cual está dedicado a brindar, mediante la peluquería, nuevas oportunidades económicas a mujeres de escasos recursos en Lima, Perú.

En esta oportunidad se encuentra en Chile, en nuestro Instituto Pichara Santiago impartiendo distintas clases y capacitaciones. Y en exclusiva nos brinda una entrevista contándonos sobre su vida, su visión y sus nuevos proyectos.

  1. ¿Cómo nace tu pasión por la peluquería?

Mi pasión por la peluquería nace muy joven. Nací en un pueblito en Sicilia, y la costumbre era que los niños que quedaban libres después de ir a la escuela, los padres los invitaban a aprender trabajos artesanales, en una barbería o carpintería, etc., para que uno pudiese aprender algo manual y práctico, obviamente al principio no quería estar en la barbería, porque todos los niños de 9 y 10 años queríamos estar en la calle divirtiéndonos, estaba poco contento de hacerlo; a esa edad no podía decir que era mí pasión, pero la comencé a encontrar después de un par de años, cuando comencé a realizar las primeras afeitadas en hombres, ahí me empezó a gustar y a nacer mi pasión, porque una de las cosas que me encantó fue el contacto que me daba la peluquería con la gente. Habían varios tipos de personas que asistían a la peluquería: jóvenes, menos jóvenes y personas mayores que me contaban toda su historia y yo las escuchaba, para mí fue como una escuela de vida práctica y que a la vez me entrego mucho amor, sobre todo porque veía que la gente, cuando yo los afeitaba o les cortaba el cabello, les daba mucho placer, le daba bienestar, esa parte me encantó.
Entonces puedo decir que comencé a los 10 años a trabajar en la peluquería o mejor dicho en una barbería, porque en mi pueblo todavía no habían muchas peluquerías para mujeres, si no sólo para hombres, y estoy muy orgulloso, porque es una experiencia de vida muy importante para mí hasta el día hoy.

IMG_20170130_162858_729

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. ¿Qué aprendiste en esta profesión?

Hasta hoy, en la peluquería he aprendido que hay muchas posibilidades de estar en contacto con diferentes personas de distintos niveles sociales, ellas nos permiten siempre aprender algo nuevo, sobretodo conocer al ser humano, que es difícil de conocer y de conocerse así mismo, por eso, al estar en contacto con el mundo y con la gente todos los días, es algo para mí muy importante dentro de la peluquería, es vivir una parte social dentro de esta profesión.

  1. ¿Quiénes fueron tus referentes?

Mis referentes son 3, los cuales son muy importantes en mi vida, en mi profesión. Mi primer referente se llamaba Scollo Giuseppe, a quien conocí en el lugar donde empecé a trabajar, era una persona que tenía mucha pasión y amor por este trabajo, una persona que sabía trabajar técnicamente y siempre quería obtener más conocimiento y aprendizaje. Él viajaba mucho por esa época para poder aprender algo nuevo y transmitirlo a su clientela en la peluquería, eso me dio mucha visión, que siempre hay que lograr algo para poder avanzar en el mundo de la peluquería.
La otra persona se llamaba Carmen Festa, cuando me fui de Sicilia a Florencia a vivir y trabajar, comencé a introducirme en la peluquería femenina, miré y sobretodo admiré mucho la relación que él tenía con la mujer, como les comunicaba y les daba consejos de una manera muy gentil, nunca lo vi ser una persona muy dura o que quería imponer su trabajo a la cliente, siempre trataba de aconsejarla y de llevarla a su manera de la forma estética y estilista que él la veía mejor.
El último referente se llamaba Alex Ciangola, que fue cuando me mudé a vivir a Londres por 7 años, ahí con este director, dueño de la escuela y peluquería donde yo trabajaba pude ver y entender lo que me transmitió, amor y pasión por el cabello que es una materia muerta, y por ser una materia muerta se pueden hacer muchísimas cosas que yo no tenía idea, y que con él pude aprenderlo y sobretodo aprendí que trabajando, estudiando, probando y practicando uno puede construir cosas que antes nunca pensé que se podían hacer, eso para mí fue un punto importante para crecer en el mundo de la peluquería.

IMG-20170130-WA0017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Tienes un proyecto social muy potente en Perú junto a tu hijo Francesco ¿Puedes contarnos cómo nace Senza Frontiera?

Senza Frontiera es un proyecto que yo en verdad lo tengo casi como un hijo, por eso lo realizo junto a mi hijo Francesco, así tengo 2 hijos (risas).
Esto nace después de la escuela en Florencia. Siempre me ha encantado estar con jóvenes, con los cuales puedo compartir conocimiento, darle mis herramientas y sobretodo, puedo robar su entusiasmo y su pasión por la vida, es por esto que decidí desarrollar algo diferente y totalmente nuevo, para poder compartir mi conocimiento. Esta es una experiencia con mujeres de recursos bajos y vulnerables. Que me recuerdan que para aprender todo lo que sé tuve que salir de mi pueblo en Florencia y después ir a Londres, siempre en solitario y sin la ayuda de nadie, solo con las ganas de crecer y crecer para conocer más, porque me gusta soñar y también el realizar mis sueños, y si puedo compartirlos con otra persona que obviamente pueda ayudar… mejor, entonces tuve estos sueños y la realidad de poder realizarlos totalmente diferentes de lo que estaba haciendo en Italia (Florencia), empezar de cero a construir una escuela para personas vulnerables, sobretodo para las mujeres.
Lo que quería compartir es que si tú tienes un trabajo, un conocimiento, si tú tienes algo que puedes ofrecer a alguien, tú tienes dos resultados importantes, el primero es para ti, que si tú haces algo que te guste te sientes una persona más libre y más realizada, tu autoestima se levanta y, como segundo, con este trabajo tú das la oportunidad de que otra persona se sienta mejor, entonces la idea es que al construir este tipo de escuela o proyecto, que ahora va en su quinto año y ya tenemos 30 o 35 alumnos que han abierto su peluquería, personas que antes no tenían trabajos o trabajaban en la calle, en la casa, personas jóvenes que tenían hijos y no sabían como llevarles de comer, experiencias duras; pero que nos ha permitido a nosotros crecer como personas, me ha permitido ver un mundo totalmente diferente al de donde vivíamos, este tipo de experiencia a sido doblemente satisfactoria para mí, porque era un sueño que tenía y nadie creía que se podía realizar. Todos mis amigos me decían que era loco, que tenía mi trabajo que esto que lo otro, que te vas a ir y no conoces a nadie, pero la experiencia más fuerte a sido para mi hijo Francesco, que al ser más joven cuando empezamos a realizar este proyecto, él tenía 22 o 23 años, comenzó a entender y compartir su tiempo con otras personas, y a entender que si tú realmente quieres algo de estómago, de corazón y de cabeza, se puede lograr, que si tú tienes un sueño realmente lo puedes lograr; y por esto tenemos esta escuela, tenemos una peluquería, tenemos chicas que trabajan en nuestra peluquería y otras que han abierto su propias peluquerías, y otras que han hecho equipo y trabajan juntas.
Ha sido una experiencia para mí bella y simple, solo dedicando un poco de tiempo a otra persona que en la normalidad uno no lo hace.

IMG-20170130-WA0021

 

 

 

 

 

 

 

  1. Dentro de tu basta experiencia y carrera ¿Qué te motivó a educar?

 Yo creo que la pasión para educar es algo nace en mi historia personal, de cuando era muy joven. Cuando era adolecente quería estudiar, pero no en la escuela tradicional para ser ingeniero o doctor, a mí me gustaba la idea de estudiar materias técnicas, pero obviamente no tenía la oportunidad económica ni social porque mi familia era muy humilde, no tuve la oportunidad ya que vivía en un pueblo muy pequeño, y para estudiar necesitabas irte muy lejos, ya que no habían escuelas cercanas. La idea de compartir conocimiento con personas, de poder dar algo a alguien que quiere estudiar, a mí… eso me encantaba.
Siempre había pensado que para ser profesor se necesita tener cierta edad, más experiencia, pero cuando me fui a vivir a Londres, descubrí que no era necesario ser un tanto mayor para poder enseñar, si no que lo importante era tener un curriculum, tener escuelas, tener profesores que te podían realmente enseñar, y por eso que en Londres encontré a jóvenes, más o menos de mi edad que dictaban clases, eso me sorprendió y me dije: “¿Cómo?, él tiene mi edad y me está enseñando a mí y además a personas mayores que él”, entonces descubrí que en el mundo de la peluquería habían también escuelas profesionales que te permiten aprender a ser peluquero y a ser educador, cuando descubrí esto fue para mi un sueño que antes me parecía irrealizable. A mis 20 años tuve mi propia peluquería pero me invitaron a trabajar en una escuela, la primera cosa que hice fue vender la peluquería y trabajar en la escuela donde me enseñaron a dictar clases y a aprender más sobre peluquería, mi padre me quería matar, me dice: “¿Pero cómo?, tienes una peluquería, vendes la peluquería y te vas a trabajar temporal otra vez, yo no te entiendo”. De esta manera descubrí el mundo de la enseñanza y sobretodo mi pasión y paciencia de estar cercano a otra persona, porque sentí que la parte educativa me daba más y lograba más, es por eso que decidí a estudiar educación por 3 o 4 años, hasta que a los 25 años abrí mi propia academia en Florencia, Italia, creo que fue en esa época, hace 30 años atrás, que fue la academia con el director más joven de toda Italia y obviamente para mi fue una gran motivación y entusiasmo, la idea de poder compartir con mis compañeros italianos en ese momento, pero la idea realmente era que en la academia podía trabajar con más peluqueros profesionales y al mismo tiempo con los más jóvenes, realizando clases particulares, no masivas, apuntando siempre a la calidad, es por esto que empecé a los 23-24 años a dedicarme a la educación.

IMG-20170130-WA0003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Cuéntanos de Armonia Hair Academy, tu proyecto de educación en Italia ¿Cómo nace?, y ¿Cuál es el enfoque que le das a los estudiantes?

Armonia Academy, la abrí en 1985, en Florencia, Italia, fue un proyecto totalmente innovativo para esa época por la manera de enseñar y el sistema modular. Antes la escuela estaba enfocada solamente en los jóvenes y funcionaba por 3 o 4 días a la semana sólo por la mañana y para los profesionales funcionaba sólo el lunes o el miércoles en la noche.
Lo interesante de la academia fue que tenía (y tiene) una forma social de agregación, yo abrí la escuela tal como funcionaba en el mundo de Londres, Inglaterra y EE.UU., porque tenía este tipo de experiencia y educación, cambié totalmente el sistema en donde los profesionales podían venir a la peluquería-escuela todos los días, de lunes a viernes o de lunes a miércoles seguidos, y el alumno principiante, es decir los jóvenes, venían de lunes a viernes por 7 u 8 horas al día, estabamos hablando de una escuela muy potente, y enfocada a difundir un sistema de capacitación totalmente nuevo y novedoso que en un año podía lograr casi 1200 o 1300 horas de estudios, permitiendo al alumno estar totalmente preparado con horas de teoría y de práctica.
El enfoque de la escuela era que los estilistas y alumnos pensaran con su cabeza y trabajaran con su cabeza, con su propio estilo y manera, no reflejado en base a la moda del momento, porque esto no te permite usar tu estilo personal, sólo permite usar el estilo de alguien y copiarlo, y a mí nunca me ha gustado copiar el estilo de otro para ser la moda, la moda es la interpretación del mundo, pero el estilo es una interpretación tuya. Cuando hablo de interpretación, es que cada persona, cada hombre o mujer tiene su estilo personal y yo creo que es importante que el peluquero saque eso de la persona para darle su propio estilo personal, su manera de ser y acompañarla con un buen corte y con un buen color. Es tener libertad creativa.

IMG-20170130-WA0020

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. ¿Qué cualidades debe tener un buen educador?

La primero que un buen educador debe tener es saber escuchar a los alumnos, no me refiero a escucharlo hablar, sino a sentir lo que tiene dentro, para que el profesor pueda entender como inspirar y motivar a esa persona. Porque obviamente un alumno adolescente que tiene 15 o 16 años o hasta 20 años, necesita que el profesor lo pueda saber escuchar, motivar, inspirar y acompañar en su sueño; porque el tiene un sueño, y si ese sueño es ser un estilista famoso o un estilista enfocado en hacer feliz a muchas clientes, yo como educador debo acompañarlo, no enseñarle, solo debo ayudarlo, motivarlo y darle las herramientas que él necesita, y que él con estas herramientas haga su propio estilo de trabajo. Más que ser un profesor, es ser su guía.

  1. En tu rol de educador ¿Qué buscas transmitir a tus estudiantes?

 Lo primero que busco transmitirles es mi pasión, porque ahí se siente, se ve y se escucha mi forma de voz y mi conocimiento. Poder transmitir toda esta parte me parece extremadamente importante.

  1. Estás en Chile capacitando, junto a Pichara, a peluqueros y estilistas ¿Qué es lo has podido rescatar de ellos?

Como siempre he dicho y digo a muchos profesionales, la cosa más difícil del peluquero es trabajar en equipo, creo que es una cosa difícil para muchos trabajos, pero en el mundo de la peluquería es aún más difícil porque es un trabajo artístico y cada uno tiene su propia peluquería en donde es el rey, pero yo he aprendido y sigo aprendiendo con estos compañeros que aquí no es más diferente que en Italia, o que en Perú o Londres.
La cosa más importante que veo en los peluqueros chilenos es que tienen ganas de aprender y conocer, y tantas ganas de estar junto a otros peluqueros, pero la cosa más difícil es encontrar la forma, la manera de cómo no “pelear” cuando hablamos de algo que tan pocas veces sabemos exprimir, por ejemplo, hoy estamos estudiando un vocabulario que permite comunicar, porque la cosa más difícil es la comunicación, es el lenguaje o el idioma que permita una buena comunicación, esto es difícil porque cada uno tiene su propio lenguaje e idioma cuando está en su peluquería, pero al momento que la persona decide compartir con otro peluquero un trabajo, la comunicación necesita encontrar una nueva forma. Entones lo que yo estoy tratando de hacer en este caso es la base para formar un idioma que me permita comunicar, porque si no tenemos esto no nos podemos comunicar bien y por ende no podemos trabajar bien en equipo.

  1. ¿Qué les aconsejarías?

Que estudien, que aprendan lo más posible y sobretodo capacitarse casi como un autodidacta, porque no es que te de una hoja con las herramientas y tu las estudias y ya has aprendido, todo necesita una práctica, tareas y responsabilidad.
Entonces se comienza en un aula, pero el trabajo sigue después, con la preparación, el estudio y las capacitaciones que son súper importantes.

  1. ¿Cuánto influye la capacitación en el desarrollo de la carrera profesional?

La capacitación influye al 100% en todo, capacitarse es extremadamente importante.
No se puede capacitar en todo, es decir, una persona puede ser un médico general o especializarse en alguna rama de la medicina; uno puede ser un peluquero genérico o puede ser un estilista profesional especializado en corte o color, peinados o maquillaje. Yo aconsejo que cuando uno está aprendiendo no necesita conocer varias ramas, sólo dos o tres, y no necesita práctica en dos o tres peluquerías con diferentes estilos de trabajo ¿para qué? Como uno se está formando, luego necesita capacitarse, necesita encontrar la escuela, el estilista o la persona que sea un referente de estudio, debo tener una referencia de estudio porque no puedo capacitarme un poco con uno y luego con otro, porque al final yo no me capacito, solo estoy copiando… que es diferente.
El consejo que yo doy es, cuando llega el momento en que te gusta una persona, un estilista, una escuela, metete en eso, capacítate en esa parte y trata de ser lo mejor para ti, porque si tu sigues copiando aquí y allá, no encontrarás tu estilo y no tendrás una identidad estilística profesional; y esto lo transmito en la moda del vestuario, no puedo decir que Giorgo Armani es mejor que Yamamoto o Calvin Klein, son todos buenos, la diferencia es que a mí me gusta Armani porque es mí estilo, al otro le puede gustar Yamamoto porque es su estilo, entonces yo me inspiro en uno y no en todos, porque si no estaría creando un poco de confusión.
En una peluquería, cuando el estilista llega a una madurez de trabajo empieza a pensar en su estilo de trabajo, entonces la peluquería se identifica con un estilo donde el cliente se identifica con esa peluquería, no donde se hace de todo, por eso después las personas salen siendo todas las mismas, joven o mayor salen con el mismo corte, con el mismo color del cabello, porque no hay identidad.

IMG-20170130-WA0010

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. ¿Qué le falta a la peluquería latina en relación a la formación y conocimiento de la peluquería europea?

Le falta un buen centro académico, una buena escuela, una buena base y formación educativa. Una academia donde realmente se pueda enseñar la profesión y donde hayan profesores con vocación. La experiencia es buena, pero no se puede enseñar la experiencia, porque eso es algo personal; en mi escuela, a la estudiante no le enseño mi experiencia, le enseño como se hace algo teórico o práctico, porque la experiencia me sirve a mí para poder enseñar, pero no puedo enseñar mi experiencia a otra persona. Pero falta de una buena escuela y capacitación, aquí las personas tienen buena manualidad, tienen buena capacidad. Falta realmente una ruta que te entrega o te lleva a realizar tus sueños y eso te lo entrega la escuela, no hay otra posibilidad.

  1. ¿Qué recomendaciones le darías a un profesional que está dando sus primeros pasos?

La primera recomendación es encontrar una escuela o academia donde él o ella se identifiquen con esta. Cuando hablo de identificarse es tener un buen curriculum, una buena malla, que hayan profesores que como mencionaba antes sepan tratar con el alumno, en donde este no lo vea como un número, sino que el profesor vea al alumno con gusto de poderlo ayudar a realizar sus sueños, eso debe ser un buen profesor. Creo que es importante que una vez que el estilista termine sus estudios, hacerse de dos o tres experiencias diferentes de cuatro o cinco años en peluquerías diferentes, si es que puede hacerse una experiencia fuera del país de origen, mejor, porque la visión y el horizonte se expande. Si no se puede hacer afuera es importante lograr trabajar en un salón de peluquería que a ti te gustaría tener. Siempre aconsejo que uno tiene que decidir dónde quiere trabajar, cuáles van a ser sus clientes, no es el cliente el que decide, porque en esa peluquería uno va a aprender, muchas veces ocurre que puedes ganar más que en otro lado pero ahí tú no puedes aprender.

  1. ¿Qué es el corte y el color para ti?

Para mi el corte en la peluquería es el mejor servicio que un peluquero puede hacer, porque tiene muchas cosas que tú puedes realmente sacar de la persona realizando un buen corte, y con esto no me refiero hecho técnicamente, sino que este bien estéticamente para la persona, te estoy hablando de un buen corte donde la persona puede exprimir caminando por la calle varias emociones diferentes, belleza, placer, seducción, etc. Con el corte tu puedes sacar cosas que las personas tienen escondidas y no saben como sacarlas a relucir.
El color, es un complemento a la forma, le da más vida, luz u oscuridad, el color complementa una forma bien hecha, la puede mejorar u opacar, si el color está mal y la forma está bien, puede matar la forma que tu haz hecho bien, porque el color da vida o muerte, ambos son importantes. Pero para mí el corte es el principal, porque la cliente te sigue y te espera, con el color no, este se puede hacer en la casa o se cambia en una peluquería, pero con el corte se nota la diferencia y la cliente cuando encuentra a un profesional que le gusta y le da una emoción que puede explotar, no lo va a cambiar fácilmente.

  1. ¿Cómo es tu visión de la peluquería hoy en día?

Como vivimos en un mundo globalizado, la peluquería también lo es. La peluquería sigue mucho la moda, por ejemplo, ahora está de moda la barbería y todo el mundo hace barbas, hace 10 años atrás era de un nivel social bajo y ahora es un nivel alto, son tendencias del momento que espero duren. En cuanto a la peluquería se da menos importancia al trabajo del corte y se da más importancia al color, que yo no acepto para nada y no lo comparto, no me refiero al color, me encanta el color, pero en la peluquería como mencioné antes es para mí la persona es primero, el estilo de esta, el darle un buen corte es mi prioridad, el darle un óptimo color también para mi es prioridad, pero en la actualidad se han mezclado mucho, hay poca identidad en el mundo de la peluquería, se perdió, porque hoy en día todo el mundo hace un tipo de corte y un tipo de color, fucsia, rosa pastel, verde pastel, que está bien, yo lo respeto porque es el momento de una moda, pero el mundo de la peluquería verdadera se globalizó, se perdió.
A mí por ejemplo me encantaría y espero que haciendo este trabajo para el Instituto Pichara lograr una nueva figura de la peluquería o del peluquero, que lo vamos a ver en cuatro o cinco años, y sea una figura totalmente diferente y que de más atención a la cliente, a la persona y no necesariamente a la moda para ganar plata, yo se que es fuerte, pero yo creo en eso.

IMG-20170130-WA0019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Con respecto a ser educador del Instituto de Pichara ¿Su estadía será a largo plazo?

 Sí, me encantaría acompañar al Instituto Pichara un largo tiempo, porque aparte de un trabajo para mí es un reto que yo quiero seguir el mayor tiempo posible, esa es mi idea, yo tengo la escuela en Perú, pero esto es parte de un reto y que era mi sueño cuando decidí venir a Sudamérica.
Yo agradezco mucho a Pichara por la oportunidad también, para mi es importante que siga.
Mi idea es poder ser una influencia de este cambio de la peluquería un poco del nuevo modo de ser peluquero, estilista, de un nuevo modo de emocionar a la cliente. En Lima lo logré y no tengo cita hasta agosto.
Yo veo que a la gente no le gusta ser tratado como un número, si no como ser humano. Uno debe ser educado, prestar atención al cliente y ser responsable con él y eso se demuestra en la atención al cliente y en la higiene del salón.

  1. ¿Cómo te sigues capacitando?

Yo sigo capacitándome de varias formas, primero me gusta el arte figurativo y antiguo, compro siempre libros, cuando tengo la posibilidad de visitar museos, voy, todo es una gran inspiración para mí. Caminar es una forma de capacitarme, porque ves colores, formas, arquitectura… todo es inspiración para mi.

18. ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

 Mi prioridad es realizar una Academia en Chile que puede ser de ayuda para realizar los sueños de los jóvenes que quieren ser peluqueros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *